Se presentó una acción de habeas corpus colectiva por las problemáticas observadas en la visita de monitoreo efectuada durante los días 15 y 16 de mayo de 2014.

 

 

La Comisión, junto con la Defensoría de Primera Instancia de Santa Rosa de La Pampa, presentó –el día 21 de mayo de 2014- una acción de habeas corpus correctivo y colectivo ante el Juzgado Federal de Santa Rosa de La Pampa. 

Algunos de los motivos por los cuales se interpuso la acción de habeas corpus colectiva son los siguientes:

1 – Celdas de aislamiento. Son celdas secas, carecen de baño en su interior. Para salir al baño deben golpear la puerta, pero los internos manifestaron que casi nunca les abren. Además, no tienen mobiliario ni luz artificial. Durante la visita colocaron artefactos de luz, pero no los maneja el detenido sino personal penitenciario. Por ende, los detenidos dependen de la voluntad del personal para que les prendan o apaguen la luz. En el habeas se pidió la clausura de este sector.

2 –  Alimentación. Es un servicio prestado por una empresa externa, y se recibieron varias quejas respecto a la mala calidad. Incluso, durante el monitoreo vimos algunas de las viandas que entregaban y eso permitió corroborar las quejas recibidas.

3-  Trabajo. La mayoría de los detenidos trabajan haciendo “fajina”, pero pocos salen a los talleres. Esto tiene que ver con que sólo permiten que salgan a los talleres a los detenidos que están en una etapa avanzada del tratamiento. Más allá de ello, también se recibieron quejas con respecto a las demoras administrativas que existen para la entrega anticipada del fondo de reserva. Ello se debe a que los traslados a estas áreas dependen de “seguridad interna” de la Unidad y los empleados administrativos no se acercan a los pabellones. 

4- Condiciones edilicias. Seis pabellones estaban en muy mal estado edilicio, Pabellones 1 BAJO y ALTO, 3 BAJO Y ALTO, 5 BAJO y 2 ALTO, con instalaciones eléctricas irregulares y sanitarios fuera de funcionamiento.

5- Atención Médica. Principalmente, porque se pierden muchos turnos en hospitales extramuros. Además, por la misma problemática de las áreas administrativas, “seguridad interna” realiza los traslados a este servicio y muchas veces dice que los detenidos se niegan a ser trasladados, pero no acompañan actas firmadas por éstos.

El día jueves 22 de mayo la Jueza Federal, Dra. Iara Jesica Silvestre, ordenó la clausura de las celdas de aislamiento y fijó la audiencia para el día miércoles 29 de mayo.

La audiencia efectivamente se realizó  ese día y participaron en ella: la Comisión de Cárceles (Dr. Todarello), PROCUVIN (Dr. Cipriano), el Delegado de la Procuración Penitenciaria de la Nación en La Pampa, el Defensor General de la Provincia, entre otros. Además, realizaron una inspección ocular por la Unidad.

El día 30 de junio de 2014 la Jueza hizo lugar a la acción de habeas corpus, por los argumentos que se desprenden de la resolución que se adjunta, y resolvió conformar una mesa de diálogo para darle seguimiento a lo resuelto. 

La Resolución fue apelada por el Servicio Penitenciario Federal y confirmada, parcialmente, por la Cámara Federal de Bahía Blanca, quienes resolvieron no ordenar la mesa de diálogo y revocar la decisión en cuanto dispuso que el personal médico debía constituirse en los pabellones para prestar el servicio correspondiente.

A raíz del recurso interpuesto por la Comisión de Cárceles la Sala I de la CFCP, con fecha 15 de diciembre de 2014, dispuso revocar parcialmente la resolución de la Cámara Federal de Bahía Blanca y ordenó que se mantenga la decisión de primera instancia que veló por la atención médica intramuros.

La Comisión destaca lo señalado por el Dr. Cabral, en cuanto sostuvo que:  "...entender que el deber que pesa sobre el Estado de prestar asistencia médica a los reclusos queda cubierto con la sola provisión de un “servicio médico permanente, con un consultorio adecuado y una enfermería apropiada”, resulta contradictorio a lo previsto en las normas ut supra aludidas. Es obligación del médico que se desempeña en establecimientos carcelarios asistir al paciente que requiera de sus servicios, visitarlo en su lugar de detención, controlar su salud periódicamente, indicarle los tratamientos que hicieren falta para procurar su mejora. Y dicha obligación no puede ser relegada en pos de preservar la propia salud del especialista."